mar

12

feb

2013

La mujer que no temía a nada o por qué es útil tener miedo

Miedo en Psicosis
Miedo en Psicosis

   El miedo no es una sensación agradable. Nos paraliza, nos hace vulnerables. No por casualidad ha sido, quizá, el arma más potente que ha tenido un ser humano para controlar a otro ser humano. O a millones de ellos. Sobre él escribió Leopardi: «No temas a la prisión, ni a la pobreza, ni a la muerte. Teme al miedo». Sin embargo, lo completamente opuesto tampoco es lo más recomendable. Es algo tremendamente extraño, pero a veces pasa. La absoluta falta de miedo frente a cualquier situación que se presente en la vida se conoce como Síndrome de Urbach-Wiethe. Y puede llegar a ser extremadamente peligroso.

 

   El psicólogo y neurobiólogo Justin S. Feinstein lleva más de veinte años estudiando el miedo y lo ha localizado en una parte concreta del cuerpo: en una amígdala del cerebro. ¿Pero qué pasa si alguien carece de esa amígdala? Eso es precisamente el Síndrome de Urbach-Wiethe, que fue lo que le ocurría a una de las pacientes de Feinstein. El investigador de Iowa llevó a su paciente a diversos lugares y la puso en situaciones que, en circunstancias normales, pondrían la piel de gallina a cualquiera. Su equipo trató de asustarla mostrándole películas de terror, estuvo jugando entre serpientes y tarántulas o fue amenazada con varias armas. Y como si nada. Ni rastro de miedo. Es más, se constantó que no solo no tenía miedo sino que desarrolló más su sentido de la curiosidad y tendía a acercarse a aquellas cosas de las que debería alejarse ‒por otra parte, no deja de llamar la atención que la ausencia de miedo genere curiosidad‒.

 

   La conclusión a la que llegó Feinstein, publicada en un artículo en la revista Current Biology, fue que el miedo, en el fondo, nos protege, que en realidad es un mecanismo de defensa que garantiza nuestra supervivencia. La paciente afectada por el Síndrome de Urbach-Wiethe había perdido su capacidad para detectar y eludir el peligro, lo que la convertía en una bomba de relojería. Feinstein se mostraba muy sorprendido de que su paciente pudiera seguir con vida.

 

   El Síndrome de Urbach-Wiethe le da un sentido al miedo, nos demuestra que es útil. En su justa medida nos mantiene a salvo de los peligros del mundo que nos rodea. Imaginemos, por ejemplo, que nos encontramos en un lugar muy elevado y que sentimos curiosidad por acercarnos más al abismo o incluso por saltar, simplemente por saber qué sensación se tiene al caer al vacío. En casos como este es el miedo lo que nos mantiene con vida.

   Delicious Guardar este sitio

Escribir comentario

Comentarios: 2

  • #1

    jose | tienda erotica (miércoles, 13 febrero 2013 02:00)

    De los blog mas interesantes que he visto, lo suelo visitar con frecuencia
    Sigue asi!!!

  • #2

    Edith (martes, 06 agosto 2013 22:58)

    Recientemente fue publicado una novela sobre alguien que sufre de este síndrome en holandés. Véase aquí el video promocional: http://www.youtube.com/watch?v=IwwgAIjzn4g

  • loading